ama-tu-cuerpo1

El vientre es un importante centro energético cuidar de esta zona y los órganos que están ahí favorece la salud y el equilibrio de todo el organismo.

El automasaje abdominal es muy sencillo, consiste en tocar el vientre con una suave presión.

El masaje se desarrolla en tres fases:

1- Toma de contacto

2- Manipulación general

3- Manipulación local

Toma de contacto

  • Tumbados en el suelo extendemos las piernas y colocamos las manos sobre el vientre, colocando los bordes externos de los dedos meñiques por encima del pliegue inguinal.
  • Presta atención a los movimientos respiratorios del vientre, escucha y siente al mismo tiempo el ritmo de tu respiración.
  • Percibe la ligera presión de las palmas de las manos que se produce en el punto máximo de la inhalación, para conseguir un masaje que sea efectivo ningún movimiento debe ejercer una presión mayor que esta.

Manipulación general

  • En el momento de empezar a exhalar el aire (parte honda de la ola) harás un masaje en círculos (10 en total) con la mano derecha en ese lado y en sentido contrario a las agujas del reloj.

  • Luego 10 círculos más en la parte izquierda con la mano izquierda y en el sentido de las agujas del reloj, presiona lo justo para que la piel se mueva, haz los círculos lo más grandes posible.

  • A continuación debes hacer el masaje con las dos manos haciendo círculos, la derecha va trazando círculos en sentido opuesto a las agujas del reloj y la izquierda en sentido de las agujas del reloj, las manos una a cada lado van dibujando círculos hacia adentro y el centro.

  • En la línea media sube las manos y vuelve a los lados siguiendo hacia abajo es decir haz un círculo con cada mano a la derecha y a la izquierda sobre el vientre, después de exhalar el aire se produce una pequeña pausa en la respiración que puedes utilizar para realizar ligeros movimientos vibratorios en círculos.

  • Cuando empieces a inspirar (cresta de la ola) deja de mover las manos y apóyalas sobre el vientre esta fase de espiración e inspiración dura entre 3 y 5 minutos.

  • Manipulación local

A medida que aumentemos la práctica percibirás más cosas como ruidos suaves que en ocasiones los puedes oír fuertes.

Son movimientos de aire que se encuentran en el contenido intestinal líquido

(Ventosidades) o podemos sentir también como se hunde el vientre esto es por una repentina tonificación del tubo digestivo que significa que sus funciones han mejorado es cuando el intestino se relaja y al mismo tiempo se reduce.

A veces también puedes notar de repente una sensación de calor en el vientre cuando la estimulación del movimiento rompe los bloqueos espásticos y el intestino recibe más sangre.

Consejos:

Este masaje se puede practicar tres veces al día al levantarse, en la pausa del mediodía o mejor aún durante un baño caliente.

Los primeros días puede tener una duración de 15 minutos y un máximo de 30.

Masaje tras masaje vas aprendiendo paso a paso.

Trata tu vientre con mucha suavidad, acariciándolo con mucha suavidad como si fuera la cabeza de un recién nacido.

Lo debes hacer con la palma de la mano, no solo con la punta de los dedos.

Si encuentras una zona dolorida es mejor no masajearla.

Leave a comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *