Que las paredes estén pintadas de color negro no es muy usual, pero cuando se ve una así; se nota la elegancia, la sobriedad del lugar que muchas veces se busca y es difícil de encontrar.
El color negro se puede combinar con elementos especiales que resaltan más, que en las paredes pintadas de otro color. Lo fundamental es mantener el equilibrio de los colores.

Las paredes pintadas de color negro quedan mejor en ambientes iluminados, que tengan suficientes aberturas para que entre el sol, porque en ambientes que reciben poca luz, queda un poco pesado.
Un ambiente con paredes pintadas de negro, muebles de color madera, sillas blancas y almohadones coloridos queda hermoso.

Junto a una pared de color negro se puede poner una mesa o repisa con plantas muy verdes y flores de lindos colores.
Los cuadros y las fotografías se destacan más en una pared negra. Es la pared ideal para dejar volar la imaginación.
El blanco y el negro son colores que siempre quedan bien en cualquier decoración y si se agrega un elemento rojo o azul turquesa forman un hermoso contraste.

Leave a comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *